¿Cuenta de ahorros o cuenta corriente? Cinco diferencias que debes conocer

Tiempo de lectura: 4 min
Redacción Banco Pichincha
20 de octubre 2022

Tener productos financieros que te ayuden a gestionar tu dinero es el mejor camino para alcanzar tus objetivos.  Al tener tus recursos económicos en un banco, no solo los estás asegurando, sino que puedes ponerlos a trabajar, recibir intereses e incluso construir un historial crediticio que te respalde para alcanzar metas más grandes.  

Entre toda la oferta bancaria, te vas a encontrar con las cuentas de ahorros y las corrientes. ¿Para qué sirve cada una? ¡Te lo contamos en este post! 

Empecemos con las cuentas de ahorros  

Una cuenta de ahorros está dirigida a personas naturales que quieren guardar su dinero de forma segura y a mediano plazo. Tener esta cuenta es muy fácil; solo debes tener 18 años y presentar tu cédula de identidad, para disponer de tu dinero cuando lo necesites, dentro y fuera del país. Su beneficio principal es que todos los meses genera intereses sobre tus ahorros, en función del saldo que dispongas. Con la cuenta de ahorros puedes:  

Transferencias bancarias Efectuar transferencias directas entre cuentas Banco Pichincha o interbancarias a otras instituciones financieras del país. 
Pagos de servicios básicos. Pagar servicios básicos, aseguradoras, servicios educativos, otros servicios de empresas públicas y privadas. 
Utilizar cajeros automáticos. Sacar efectivo desde cajeros automáticos y consultar saldos. 
Hacer depósitos y retiros. Hacer depósitos y retiros.
Pagar tarjetas de crédito. Pagar tarjetas de crédito. 

Lo mejor de todo es que puedes gestionar tu dinero desde donde estés y con toda comodidad a través de Banca Móvil o Banca Web. Y si eres de la vieja escuela, también dispones de canales físicos como agencias, cajeros automáticos y puntos Mi Vecino. 

 

Bonus

Las cuentas de ahorros para 13 a 17 años son una excelente herramienta para enseñar a los más jóvenes el valor del dinero y su buena administración. Se abren sin monto inicial y sin costo de tarjeta de débito.

 

¿Qué es una cuenta corriente? 

La cuenta corriente está pensada para personas naturales o jurídicas que necesitan hacer transacciones de manera fácil y a corto plazo. El objetivo de esta cuenta es aportar liquidez y es ideal si tú o tu negocio necesitan hacer pagos recurrentes como, por ejemplo, el descuento por nóminas. 

En general, las cuentas corrientes sirven para manejar el dinero diariamente, ya que te permiten ingresar o efectuar pagos de manera inmediata a través de cheques, sin necesidad de disponer del dinero inmediatamente.  

¿Y qué necesitas para abrir una cuenta de corriente? Solamente tu cédula de identidad y una copia de la planilla de un servicio básico, donde conste la dirección de tu domicilio de hasta 2 meses. 

 

PRO TIP: puedes pedir tu chequera de 30, 60, 100 y 300 unidades según tus necesidades.

 

¿En qué se diferencia una cuenta de ahorros de una corriente? 

Las diferencias entre una cuenta de ahorros y una cuenta corriente son bastantes significativas y es importante saber diferenciarlas para conocer qué beneficios ofrece cada cuenta, ya que tienen propósitos distintos.  

Cuenta corriente Cuenta de ahorros
Para abrir esta cuenta necesitas un monto mínimo de USD $500,00.  No necesitas una cantidad de dinero específica para contratarla. 
Tienes acceso a sobregiros, lo que supone la posibilidad de disponer de dinero que no tienes en ese momento en la cuenta, ya que la entidad financiera te da una línea de crédito.  El dinero que puedes gastar es el que tienes en tu saldo. Las cuentas de ahorros no tienen sobregiros. 
Además de tarjetas y acceso a canales digitales, con una cuenta corriente también tendrás una chequera.  Dispones de una tarjeta de débito y acceso a todas tus operaciones desde Banca Web y Banca Móvil. 
No ofrece tasas de interés.  El Banco te paga una tasa de interés en función del saldo que tengas. 
La cuenta se abre solo en agencias.  Es posible abrirla en línea, en 10 minutos.  

¿Es mejor tener una cuenta de ahorros o una corriente? 

Cada cuenta tiene sus propios beneficios que se ajustan a tus necesidades y propósitos y a lo que planeas hacer con tu dinero. Por ejemplo, si tienes un negocio y necesitas pagar suministros o hacer transacciones a diario, una cuenta corriente será tu mejor aliada. Pero si lo tuyo es ahorrar dinero y acumular intereses ¡no dudes en tener una cuenta de ahorros!  

¿Deberías tener las dos cuentas? 

Como ya lo mencionamos, cada cuenta tiene sus ventajas, pero si eres dueño de un negocio, tener ambas cuentas hará que sea más fácil:

  1. Administrar las finanzas personales y las de tu negocio por separado. Así, podrás mantener el control de tu dinero en el registro de la contabilidad.
  2. Que te aprueben crédito de empresa, ya que será más fácil si la entidad bancaria sabe que tu negocio tiene la capacidad de devolver un préstamo.
  3. Declarar los impuestos de tu empresa por separado de tus finanzas personales a final de año.

 

PRO TIP: si vas a abrir los dos tipos de cuenta, lo mejor es hacerlo en el mismo banco. Y si lo que te preocupa es administrar ambas cuentas, Banca Móvil y Banca Web te ayudarán a tener tus números y dinero en orden.