Desintoxicación digital: qué es y cómo conseguir desconectar de la tecnología

Tiempo de lectura: 6 min
Redacción Banco Pichincha
04 de marzo 2021

¿Te despiertas y lo primero que haces es revisar tu celular? ¿Te vas a dormir y lo último que haces es revisar tu celular? ¿Ingresas más de 10 veces a tus redes sociales en menos de 24 horas? ¡Necesitas un détox digital!

El consumo excesivo de los dispositivos electrónicos y plataformas digitales puede deteriorar tu salud. En este post vamos a explicarte todo sobre la desintoxicación digital y cómo hacerla

En una era en la que reina la hiperdigitalización, ser multipantallas puede resultar agotador. Mientras trabajamos en el computador, mantenemos conversaciones vía Whatsapp. Llegamos a casa y lo primero que hacemos es prender el televisor mientras nos ponemos al día con todo lo que nos perdimos en Instagram o Facebook. ¡Solo nos desconectamos cuando dormimos!

de niños ecuatorianos de entre 12 y 14 años ya tienen un perfil de Facebook activo. (INEC, 2019)

Qué es la desintoxicación digital

El détox o desintoxicación digital es una tendencia que se refiere al proceso en el que una persona disminuye el uso de aparatos tecnológicos o lo anula por completo, durante un período de tiempo específico. El objetivo principal es  desconectar del mundo digital para conectar con el mundo real, la familia y los amigos. Suena saludable, ¿verdad?

¿Por qué es buena idea hacer desintoxicación digital?

La rapidez con la que pasa la vida y las actividades diarias hace que ignoremos los posibles efectos negativos que tiene el uso excesivo y constante de la tecnología. Si bien estos nuevos trastornos no han sido aún tipificados como enfermedades de salud mental, sí han sido reconocidos por médicos y expertos. Así que si al leer la siguiente lista te sientes identificado, no dudes en empezar un détox digital.

Nomofobia

La no-mobile-phone phobia es un miedo irracional a quedarse sin el dispositivo móvil. También se reconoce como un síndrome de abstinencia. Si al olvidar este artefacto en casa pasas todo el día incómodo, preocupado y hasta ansioso por volver cuanto antes, entonces es posible que estés padeciendo este tipo de trastorno. 

Phubbing o Ningufoneo

¿En reuniones con amigos o familia, pasas enganchado a tu teléfono celular e ignorando tu entorno? Es posible que sufras de este trastorno que consiste en “ningunear” o ignorar a las personas con las que estás, solo porque el dispositivo y las plataformas digitales son más importantes para ti. ¿Eres ningufoneador?

Tecnofilia

Para aquellos que padecen tecnofilia, los aparatos tecnológicos son su mejor compañía. Esta pasión irracional puede causar ansiedad, angustia y estrés cuando la persona no dispone de su celular o computadora, o al no poder comprar todos los gadgets que quisiera tener. 

Vibranxiety

Admitámoslo, más de una vez hemos sentido a lo lejos las vibraciones del celular. Al revisarlo, nada, no hay ninguna notificación. A esta vibración fantasma se la conoce como vibranxity o vibro ansiedad. Otra variante de este padecimiento es la ringxiety o ilusión auditiva de escuchar el celular sonar.

Whatsappitis

Si el mouse de la computadora es el culpable del síndrome del túnel carpiano, el celular es el culpable de la whatsappitis, un tipo de tendinitis ocasionada por el uso y la escritura excesiva en apps como Whatsapp. El pulgar y la muñeca son los más afectados y podrías tener que visitar a un médico a causa de esta dolencia.

Selfitis

El deseo obsesivo compulsivo de tomarse fotos a sí mismo se conoce como selfitis. Puede resultar peligroso para tu salud pues detrás de una foto perfecta, se podrían esconder problemas de autoestima y sentimientos de vacío. ¿Cuántas selfies has publicado en tus redes sociales últimamente?

Vamping

Es bastante común que al apagar las luces y acostarse, se revise el celular justo antes de dormir. Esta mala práctica se conoce como vamping y puede causar trastornos del sueño ya que no solo disminuye las horas de descanso, sino que el tipo de luz azul que emiten las pantallas inhibe la melatonina, una hormona que regula el sueño.

Además de estos nuevos trastornos, están otros padecimientos como la desconcentración, el estrés, la angustia, la mala memoria y problemas musculares que, si no se toman en serio, pueden deteriorar considerablemente la salud. ¡Incluso podrían desencadenar problemas más graves!

Ante estas circunstancias, la desintoxicación digital es clave para sacar de tu sistema las adicciones a las pantallas. ¡Veamos cómo puedes empezar la tuya!

10 beneficios de la desintoxicación digital

 

Détox digital: relajación Reduce la fatiga, el estrés y ayuda a mejorar el sueño. 
 El détox digital aporta tranquilidad Proporciona tranquilidad y sensación de relajación. 
El détox digita favorece las relaciones interpersonales Estimula las relaciones personales y laborales.
Détox digital: mejora la salud Te ayuda a manejar y disminuir malestares físicos relacionados con el consumo de las pantallas.
Détox digital: creatividad Mejora la concentración y la creatividad.
Détox digital: autoconocimiento Da oportunidad al autoconocimiento y la reflexión. 
Détox digital: aprende a soltar Disminuye la adicción a los dispositivos electrónicos. 
Détox digital: vida cotidiana Aporta más orden a la vida cotidiana.
Détox digital: proyectos pendientes Te permite enfocarte en proyectos pendientes. 
Détox digital: privacidad Te vuelve más consciente sobre la importancia de tu privacidad.

 

Cómo desconectar con el détox digital

Para hacer un détox digital tienes dos opciones: la desconexión total o la desconexión parcial y disminuida. La primera te vendría perfecta si te vas de vacaciones y la segunda, para cuando debas combinar tu vida laboral con la personal.

  1. Establece el período de tiempo que vas a hacer la desintoxicación, por ejemplo, una/dos semanas, un mes. Depende de ti y de cómo te sientes.
  2. Plantea un objetivo para el détox, por ejemplo, enfocarte en un proyecto, aprender a desprenderte de los aparatos o cuidar de tu salud.
  3. Desactiva tus redes sociales o, si no es lo que quieres, apaga las notificaciones o elimina las apps mientras dura el détox.
  4. Puedes apagar tu teléfono y guardarlo en un cajón pero, si no es posible, configura las notificaciones para recibir sólo las esenciales.
  5. Establece un tiempo limitado al día para consultar el teléfono o usar la computadora y respétalo. Que no sea durante las comidas, antes de dormir o inmediatamente al levantarte.
  6. Configura el modo “No molestar” o el modo avión a la hora del descanso para que los aparatos no interrumpan tu sueño.
  7. Practica actividades que estimulen tu creatividad y te proporcionen paz mental.
  8. Si quieres, empieza una rutina de ejercicio o algún deporte que te guste.
  9. Toma nuevos aires y despeja tu mente dando paseos en la naturaleza.
  10. Gestiona tus actividades a la vieja usanza, desempolva el reloj despertador y el calendario impreso, anota los pendientes en una agenda, lee el periódico.
  11. Comienza un diario personal, te ayudará a exteriorizar tus pensamientos y emociones, que normalmente volcamos en redes sociales.
  12. Visita un médico si consideras que necesitas solucionar algún problema de salud.
  13. Cuando estés por terminar el détox, define nuevas reglas para el uso de tus dispositivos electrónicos. ¡No querrás recaer en el mismo exceso de antes!

 

Bonus

A continuación, te dejamos un caldenario détox de 15 días con actividades que te encantará probar. 

 

¿Listo para conectarte con el mundo real?